Los Cenzontles y El Proyecto de Fandango

Los Cenzontles se siente orgulloso de su historia única de promover muchos estilos de música y danza mexicana tradicional en el Área de la Bahía y al más allá. Uno de los primeros estilos que estudiamos y promovimos fue el Son Jarocho del Sur de Veracruz. Aquí hay los puntos sobresalientes de esa historia.

Nuestro director, Eugene Rodríguez conoció al grupo Mono Blanco de Veracruz en 1989, mientras él era un artista en residente del California Arts Council. Gilberto Gutiérrez, el líder de Mono Blanco había encabezado el resurgimiento del fandango Jarocho en Veracruz desde fines de los años setenta. El fandango, una danza social enfocada en la música tradicional y la danza, floreció en todo México en el siglo XIX. Eugene pensaba que el estilo improvisado del fandango podía revitalizar la música tradicional mexicana en California, la cual, según Eugene, se estaba poniendo cada vez más coreografiada, más artificial, y más comercial. Durante muchos años Eugene y Gilberto continuaron su colaboración para traer la versión fandango del son Jarocho (el estilo musical del sur de Veracruz) a California.

La visita de Mono Blanco en 1989 fue la primera vez que se expuso el estilo fandango en el norte de California. En ese viaje se presentó Gilberto con el requintero veterano, Andrés Vega, el joven jaranero Patricio Hidalgo, y el arpista veterano Andrés Alfonso. Durante ese viaje Chris Strachwitz de Arhoolie Records grabó el grupo y más tarde lanzó el álbum, Soneros Jarochos, con anotaciones de Eugene Rodríguez.

En 1990, Eugenio le invitó de vuelta a Gilberto al Área de la Bahía para dirigir talleres de música con su hermano Ramón Gutiérrez. En la actualidad Ramón es miembro del grupo, Son de Madera. También comenzaron a organizar el viaje de 1991 donde los jóvenes estudiantes de Los Cenzontles fueran a estudiar con Mono Blanco en el Instituto Veracruzano de Cultura en el puerto de Veracruz y a participar en el fandango patronal en la ciudad de Santiago Tuxtla, Veracruz. Los Cenzontles figuran entre los primeros norteamericanos que visitaron las áreas remotas de Veracruz para experimentar la cultura social del fandango. Eugene y las familias de los estudiantes recaudaron fondos para estos viajes con la grabación y venta de cintas de música y con la actuación de música en vivo en los mercados de pulgas y las esquinas de las calles. Este es un videoclip del fandango en la ciudad provincial de Santiago Tuxtla con la gente local y miembros de Los Cenzontles.

Fandango en Santiago Tuxtla 1991

Al regreso, Eugene, mostró el vídeo al folclorista Barabara Rahm en un retiro de artistas del California Arts Council en Asilomar. Esto era algo nuevo para la mayoría de la gente. Rahm le aconsejó sobre cómo hacer propuestas para lograr el apoyo de su visión.

Con el apoyo del Fideicomiso Para Las Artes y La Cultura, Eugene estableció el Proyecto Fandango bajo el auspicio fiscal de Intersection for the Arts para crear una residencia de tres años (1992-95) que consistió en dar talleres de música, danza, y la construcción de instrumentos tradicionales por Gilberto Gutiérrez, las organizaciones en el área de la bahía como La Peña Cultural Center, The Exploratorium y el East Bay Center donde Eugene trabajaba desde 1985.

La fotógrafa, Silvia González de León y el videógrafo, John Bishop documentaron el proyecto. Aquí hay un videoclips del Fandango Project de John Bishop filmado en Richmond, California.

El Proyecto Fandango 1993 de John Bishop

El Proyecto Fandango también patrocinó visitas y residencias para muchos músicos jarochos en sus primeras y posteriores visitas a los Estados Unidos, entre ellos Ramón Gutiérrez, Tacho Utrera, Dalmacio Cobos, Octavio Vega, Rubicela Cobos, Licha Cobos, César Castro, Gisela Farias, y otros. Aquí hay un video de un fandango en el Festival del Cinco de Mayo en San Francisco en 1993 donde se ven ocho músicos jarochos y bailarines en su mayoría de lugares rurales.

Fandango San Francisco 1993

En 1993, Eugene y Gilberto organizaron un segundo viaje con los estudiantes de Los Cenzontles para asistir a un campamento juvenil de música y danza del Son Jarocho en Pajapán, un pueblo remoto nahualt. Durante una semana vivieron, tocaron música, y bailaron con niños mestizos e indígenas. El cineasta Phillip Rodríguez documentó el campamento en un video. Aquí hay un videoclip de ese campamento.

Fandango de Pajapán

Con estas ricas experiencias en directo, los jóvenes de Los Cenzontles adquirieron un gran conocimiento y habilidad para interpretar la música. Habían barreras mínimas entre los miembros de Los Cenzontles y sus colegas jarochos y maestros. La cultura fue vista como algo fluido. Aquí hay una entrada en el blog de Eugene Rodríguez explicando sus creencias principales sobre la tradición en una sociedad moderna titulada, Tradition And The Inevitability Of Change.

Eugene incorporó Los Cenzontles Mexican Arts Center como una organización sin fines de lucro en 1994 para poder ampliar su trabajo en la comunidad. El barrio estaba cambiando dramáticamente debido a la fuerte inmigración mexicana. Los jóvenes inmigrantes se sintieron orgullosos de su cultura mexicana. Bailaron y escucharon música popular mexicana arraigada en la tradición, como el estilo llamado la quebradita y formaron sus propias bandas y grupos norteños. Añoraban la enseñanza de la música y la conexión con la cultura. Los Cenzontles se convirtió en uno de los pocos lugares para aprender sobre esa cultura en un ambiente estructurado. Era también un lugar especial donde los que nacieron en los Estados Unidos y los jóvenes nacidos en México coexistieron abierta y productivamente. La cultura era el puente.

Fandango en el SF Exploratorium, 1993

Entre nuestros primeros profesores se encontraba Gilberto Gutiérrez quien enseñó clases del son jarocho y Silvia González quien enseñó clases de artesanía, Francisco ‘Pato’ Díaz enseñó clases de mariachi, y Tom Fuglestad y Mara Fox enseñaron clases de trompeta y trombón a nuestros estudiantes de banda.

El Primer Semestre de Los Cenzontles en 1994

De 1993 a 1996 Gilberto y Eugene trabajaron en el álbum Se Acaba El Mundo. Este disco mezclaba el son jarocho tradicional con otras culturas del mundo que incluía a Cuba, Venezuela, África Occidental, y Europa barroca. El álbum fue el primero de éste tipo y contó con la participación de los músicos Fito Reynoso, Jorge Pomar, John Santos, Jackeline Rago, Shira Kammen, Pepe Jacobo, Héctor Lugo, y Willie Ludwig, entre otros.

Grupo Mono Blanco El Mundo Se Va A AcabarEl Mundo Se Va A Acabar (Haz click para escuchar)

Ese mismo año Eugene también invitó a Gilberto a participar en el álbum infantil llamado, Papa’s Dream que él produjo para Los Lobos y Lalo Guerrero en Los Ángeles. Fue nominado para un premio Grammy por el mejor álbum musical para niños.

Papaps DreamPapas Dream (Haz click para escuchar)

 En 1997 Los Cenzontles patrocinó el Festival de la Juventud en la Tradición que celebró los estilos de música de banda, mariachi, y el son jarocho. Fue diseñado para animar a los jóvenes a invertir energía en la música tradicional. Los participantes incluyeron las leyendas, Lalo Guerrero, Yolanda del Río y Graciela Beltrán, Banda Rio Verde, Mariachi Azteca de San José, y grupos juveniles. En representación del son jarocho había Conjunto Hueyapán del Sur de California, Mono Blanco, y un grupo de indígenas jóvenes que Los Cenzontles trajeron de Veracruz. Y por supuesto, los estudiantes de Los Cenzontles estaban profundamente involucrados. El Festival, que fue auspiciado por el California Arts Council, el Fideicomiso Para Las Artes y La Cultura, The West Contra Costa Unified School District, y la tienda Mervyns, se llevó a cabo en varios lugares de Richmond y San Pablo incluyendo el Auditorio de Richmond, Contra Costa College, y Maple Hall en San Pablo.

El Festival de la Juventud en la Tradición 1997

En 1998, Los Cenzontles invitó a la artista rural jarocha Gisela Farías a vivir con ellos para una residencia de tres meses, durante la cual grabaron un álbum de son jarocho titulado, Volando en los Cafetales y el álbum de Alabanzas a la Virgen Amor, Paz Y Sinceridad que Gisela enseñó a Los Cenzontles.

 Volando en los CafetalesVolando en los Cafetales

Amor Paz Y SinceridadAmor, Paz Y Sinceridad

Durante este tiempo, Marie-Astrid Do-Rodriguez, la maestra artesana de Los Cenzontles innovaba el crochet tradicional para las blusas jarochas, introduciendo nuevos colores y diseños, y compartiéndolos con mujeres rurales que integraron las ideas de Marie-Astrid en su trabajo.

A principios de los años 2000, Los Cenzontles comenzó a ampliar el modelo del fandango a otros estilos de música mexicana. La mayoría de los mexicanos en el Área de la Bahía tienen raíces en varias regiones mexicanas, sobre todo en Michoacán y Jalisco, pero no tanto en Veracruz . La inmigración reciente trajo un sentido renovado de tradiciones vivas a California. Y algunos de los recién llegados eran sus propios maestros de esas tradiciones. Los Cenzontles buscó maestros para enseñar enfoques familiares y comunitarios a sus tradiciones musicales. Encontraron a Julián González del mariachi tradicional de Jalisco y Atilano López de Michoacán P’urepecha y empezaron a estudiar y promover estas maravillosas tradiciones también.

En 2001 Los Cenzontles lanzó su álbum Cuatro Maestros y una gira musical de California con la representación de cuatro artistas maestros en sus respectivas culturas: El mariachi tradicional con Julián González, Conjunto Tejano con Santiago Jimenez Jr., El pirekua y el son abajeño de Michoacán P’urepecha con Atilano López, y El Son Jarocho con Andrés Vega y Mono Blanco. La gira, que destacaba a los maestros con sus grupos y a Los Cenzontles, se realizó en toda California incluyendo Arte Américas en Fresno, las Universidades Estatales de California, Sacramento y Monterey Bay, el Julia Morgan Theatre en Berkeley, y la Plaza de California en Los Ángeles. Fue patrocinada por una beca especial del California Arts Council. La actuación en CSU Monterrey Bay fue filmada y editada por Phil Esparza.

Cuatro Maestros – Biografía Breve de Andres Vega

Poco después, Los Cenzontles regresó a Los Ángeles con Mono Blanco para presentarse en Skirball Cultural Center.

A lo largo de los años 2000 hasta el presente, Los Cenzontles han seguido produciendo talleres y actuaciones de músicos jarochos que incluye a Son de Madera, Los Cojolitos, Alfredo Herrera, Patricio Hidalgo, Andrés Flores, y Los Vega.

Mono Blanco, Son De Madera, y Los Cenzontles – Alice Arts Center, Oakland 2002

Todo esto mientras Los Cenzontles cultivaba sus propios músicos y bailarines con ejemplos notables como Hugo Arroyo, conocido por su canto y su manera maravillosa de tocar la jarana; Lucina Rodríguez, una talentosa bailarina, jaranera, cantante y maestra de nuevas generaciones de Cenzontles, y Emiliano Rodríguez, un excelente músico en el león y el bajo del son jarocho y otros estilos regionales. Los Cenzontles continúa desarrollando sus propias variaciones del son, componiendo sones originales y combinando el estilo con otras culturas del mundo, incluyendo las leyendas irlandesas The Chieftains, el maestro de blues Taj Mahal, Ry Cooder, y David Hidalgo de Los Lobos en numerosos proyectos incluyendo una exploración de las conexiones históricas entre Veracruz y la Luisiana criolla. En la actualidad Los Cenzontles ha grabado 24 álbumes y cientos de videos.

Howling Moon con David Hidalgo en Vivo

En 2005 Los Cenzontles lanzó su influyente documental, Fandango, Buscando al Mono Blanco, dirigido por Ricardo Braojos. El documental fue proyectado en varios festivales en México y celebrado también en los Estados Unidos. The Oakland Museum organizó una celebración en 2005 que incluyó una proyección de la película y un fandango con Mono Blanco, Los Cenzontles y la comunidad. El puente entre Veracruz y California se estaba cruzando cada vez más y el fandango se estaba gozando de una gran popularidad en todo el país gracias a muchos proyectos. Nos sentimos agradecidos en especial de haber experimentado los primeros días del son cuando el matiz y el sabor rural estaba en plena flor.

El Documental de Fandango

Hoy en día, el grupo musical de gira y los estudiantes de Los Cenzontles continúan explorando la belleza y el poder del Son Jarocho entre otros estilos maravillosos mexicanos y méxico americanos, y música original en nuestra Academia Cultural, con actuaciones y proyectos de los medios de comunicación.

Los Cenzontles Juvenil – La Sarna

El impacto de nuestra organización continúa creciendo dentro y fuera de nuestra comunidad. Es fácil olvidar lo desafiante que fueron los primeros años de promoción del fandango. Siempre se encuentra resistencia al presentar algo nuevo. Pero Los Cenzontles ha perseverado con la fe en nuestras tradiciones que vienen de nuestra comunidad y son para nuestra comunidad. Están agradecidos por todas las lecciones aprendidas de los maravillosos músicos y las culturas tradicionales que han estudiado. Y ha sido un privilegio haber apoyado a tantos artistas a lo largo de estos años. La cultura se trata de compartir.